El colesterol es una parte importante fundamental de nuestras células, por eso es imposible vivir sin él. Un gran porcentaje del colesterol en nuestra sangre proviene de las mismas células del cuerpo, pero un alto nivel del mismo es causa de enfermedades y de visitas al cardiólogo.

El resto del colesterol en nuestro cuerpo lo obtenemos de la dieta que consumimos a diario. Los alimentos con alto contenido en grasas saturadas como los lácteos, las yemas de huevo y las carnes rojas son ricos en colesterol. Es esta parte la que nos causa problemas a la salud.

Un exceso del colesterol puede llegar a obstruir los vasos sanguíneos, lo que abre la posibilidad a sufrir un infarto porque las arterias se obstruyen. Debido a que no es soluble en agua, el colesterol no puede circular libremente en la sangre, es por esto que es necesario transportes conocidos como LDL y HDL.

El primero se encarga de llevar el colesterol desde el hígado hasta los tejidos que le necesitan y el HDL tiene la función de “recoger” el exceso de colesterol de regreso al hígado para que sea eliminado. Con esto puedes saber que el colesterol LDL es considerado el colesterol malo y el HDL el bueno.

Es importante que te hagas un chequeo de colesterol total para que puedas saber sus niveles en tu sangre, pero toma en cuenta estos dos elementos. En Laboratorio Clínico Polab S.A. de C.V. contamos con expertos que te pueden realizar este estudio de manera confiable y profesional.

No dejes tu salud para después, realízate análisis clínicos de manera periódica.